War and Peas. Cómics divertidos para mentes retorcidas.

Autores.

Jonathan Kunz y Elizabeth Pich.

Publicado por.

Sin Límites – RBA.

Sinopsis.

De los creadores de la popular cuenta de Instagram War and Peas, estos insólitos cómics de cuatro viñetas presentan una estética a lo cuento de hadas de final escabroso. War and Peas. Cómics divertidos para mentes retorcidas combina humor perverso con un elenco de personajes maravillosos, entre los que se incluye a la Parca, vista como un caballero ocioso y accidentalmente letal; un robot enamorado hasta las trancas de su creadora, y una bruja promiscua pero muy segura de sí misma. Adéntrate en las hilarantes experiencias de estos personajes; en sus locuras durante la vida y la muerte; u en sus escarceos con el más allá, y el más, más allá.

La reseña de esta obra no va a ser súper extensa. La verdad es que poco se puede decir más allá de que se trata de un cómic recopilatorio de historietas de cuatro viñetas sobre unos personajes muy diversos entre los que podemos encontrar un perro, Muerte, la Bruja Guarrilla, un fantasma, un robot y Bob, entre otros.

La obra en cuestión alterna las historietas de Bob, Muerte, el robot, un matrimonio, el fantasma y el perro continuamente presentándonos distintas escenas del día a día de todos ellos.

No es que tenga un argumento enrevesado, ni que reinvente la narrativa visual, pero los autores a través de un arte simplificado casi al máximo, nos ponen en diversas situaciones, que en clave de humor absurdo y negro reflejan lo que podemos llamar problemas del primer mundo. Con solo 4 viñetas son capaces de frustrar las esperanzas que la persona que lee este tebeo pueda tener sobre la humanidad, temas como la discriminación sexual, la hipocresía social, el autoengaño, el consuelo mediante la provocación del mal ajeno y muchos más son tratados de forma que te arrancarán más de una sonrisa maliciosa – siempre que leas la obra en clave de humor -.

Con este tebeo te puedes sentir mala persona y pasártelo bien al mismo tiempo. Lo mejor de este cómic es que puedes quedarte con el humor absurdo de las historietas o reflexionar sobre el verdadero significado que tienen casi todas las páginas tras de sí.

El dibujo no tiene nada especialmente llamativo, y lejos de ser algo malo, es una cualidad que le sienta especialmente bien a este tipo de obras y al que a lectores más o menos acostumbrados ya nos resulta bastante familiar. Estamos hablando de trabajos de línea simple con tintas planas, dibujos esquemáticos y que sintetizan de forma muy concisa el contenido de la obra, aportando claridad y esa clave de humor que requiere.

Conclusión.

Estoy casi seguro de que el día que se evalúe mi karma las risas que me he echado con este cómic harán que arda en el infierno, pero la verdad es que es mucho el tipo de humor que me gusta.

A pesar de que a mí personalmente me gusta mucho, reconozco que no es un tebeo para todo el mundo, de hecho, ningún cómic lo es. 

Aún así, sin darle muchas más vueltas se trata de un cómic bien editado, muy bien de precio, muy honesto, divertido y que realmente SE DEJA LEER.